Turismo en Áreas Naturales Protegidas

¿Qué es travelmall?

Travelmall es una plataforma donde puedes encontrar miles de viajes en un solo lugar. Gastronomía, cultura, ecoturismo, lujo, negocios, naturaleza, playas, aventura…Somos el primer medio con las más atractivas ofertas para que encuentres el viaje a tu medida no solo en México sino en todo el mundo.

Turismo en Áreas Naturales Protegidas

Imagínese en un sitio prístino, sin construcciones que le arruinen la vista, en profunda tranquilidad, sintiendo la conexión con la naturaleza, observando la maravillosa flora y fauna del sitio, y de paso, haciendo esa fotografía en el momento exacto que podrá compartir con familiares y amigos a su regreso a casa, o tal vez en ese preciso momento a través de sus redes sociales.

Probablemente usted se encuentra haciendo tu- rismo en un Área Natural Protegida.
México, por sus características naturales, es uno de los países considerados “megadiversos”. La cantidad de recursos de nuestro país, la fragilidad de los mismos y el rápido crecimiento de ciudades e industrias, nos obliga como sociedad a conservar nuestros ecosistemas.

Desde el año 2000, con la creación de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), México ha dado pasos importantes para la conservación de nuestros recursos naturales y por ende, de nuestra biodiversidad. Hoy, existen en México 176 Áreas Naturales Protegidas, definidas por la Comisión como “porciones terrestres o acuáticas del territorio nacional representativas de los diversos ecosistemas, en donde el ambiente original no ha sido esencialmente alterado y que producen beneficios ecológicos cada vez más reconocidos y valorados”.

Uno de los principales retos para las Áreas Protegidas es encontrar mecanismos adecuados para su conservación y protección, y en este sentido, el turismo responsable y bien gestionado ha ayudado a varios sitios del país a lograr no solo la preservación de los ecosistemas, sino beneficios directos a las co- munidades que viven en ellas o en sus alrededores. Y aunque no en todas las Áreas Naturales Protegidas del país puede realizarse turismo, si hay una

Imagine entonces, que después de estar en la dinámica diaria de oficina, escuela, casa y otras actividades, usted tiene la posibilidad de “escaparse” a un sitio único, con bellezas naturales excepcionales, a convivir con la gente de la localidad en espacios en muy buen estado de conservación. ¿Suena interesante?

Las opciones son variadas: zonas marinas y costeras donde podrá realizar avistamiento de fauna como ba- llenas, delfines, tiburón ballena, realizar actividades de buceo o snorkel para conocer los arrecifes y la vida marina, o participar en proyectos de conservación de especies como tortugas marinas; si son más de tierra que de agua, que tal hacer una caminata por la sierra para disfrutar vistas espectaculares, conocer la variedad de flora y fauna del desierto, o dejarse atrapar por la selva en su máximo esplendor. O si busca un poco más de aventura y adrenalina, que le parece practicar descenso en ríos, rappel, tirolesa o incluso vuelos en ala delta para observar estos sitios desde otra perspectiva.

Estas y otras opciones son las que ofrecen las Áreas Naturales Protegidas de nuestro país. Pero hay que resaltar que, al visitarlas y conocerlas, también como turistas adquirimos un compromiso importante de conservarlas y mantenerlas para las futuras generaciones.

La pregunta es, ¿cómo visitar un Área Natural Protegida sin dañarla? Primero, investigar previamente la zona a visitar y revisar las restricciones y recomendaciones para la visita; hay sitios donde no es posible acampar, hacer fogatas o actividades de alto impacto; segundo, contribuir a la conservación mediante el pago de derechos en la visita, es importante hacer notar que cada que usted entra a un Área Natural Protegida, debe hacer un pago que gestiona la CONANP para mantenimiento, vigilancia y proyectos de conservación de la misma; tercero, siga una sencilla recomendación: no deje rastro, es decir, deje el sitio que visita tal cuál lo encontró, llevando su basura con usted y no tomando ningún “souvenir” de la naturaleza. Cuarto, relájese y disfrute de estas maravillas naturales que son de todos los mexicanos.

Sencillo, ¿cierto? Vale la pena hacer un esfuerzo para mantener estos destinos en su mayor plenitud, para el disfrute de todos los visitantes.

vicenteferreyra

LEAVE A COMMENT